“Mi postura como hombre es aprender a callar y escuchar”

Caracas, 09 de marzo del 2018.Cuando se trata de plasmar la identidad de un pueblo en la urbe, él es referencia directa en Venezuela y América Latina. Se trata del ilustrador y muralista, Pablo Kalaka, como todos lo conocen. Un venezolano de crianza y corazón, nacido el 12 de agosto de 1975 en Santiago de Chile y exiliado por la violenta llegada de Pinochet al poder, junto a su familia, militante de la Juventud Comunista, quienes eligieron entre la muerte y el exilio. Así fue que Kalaka llega de manera fortuita a tierras venezolanas con apenas un año de edad.

 

Donde llega se siente un hombre desarraigado ya que es un chileno que, ajeno a su voluntad, tuvo que marchar, se considera un venezolano que no es venezolano y en cualquier parte del mundo solo es un caribeño, de alguna manera, esta experiencia ha determinado su personalidad y su trabajo.

A los 5 años tiene su primer acercamiento a las artes, nada más y nada menos que en el Castillete del pintor de la luz, Armando Reverón, ubicado en La Guaira, donde participó en talleres infantiles de dibujo y pintura. Fue en ese lugar místico donde se adentró en las tradiciones populares venezolanas como la Cruz de Mayo y El entierro de La Sardina, siendo ajeno de todo el ritual que se realiza en estas fiestas.

Creció siendo hijo único, en una familia tradicionalmente patriarcal y presenciando una etapa trágica en su familia, el arranque de la patria en la que se formaron los suyos políticamente, rodeado de una consciencia de clases, con cantos revolucionarios e insurgentes de la voz de grandes cantores como Silvio Rodríguez, Joan Manuel Serrat, Paco Ibáñez, Violeta Parra y Víctor Jara.

Estudió letras en la Universidad Central de Venezuela y más tarde, en 2001, se fue a Barcelona, España para formarse como ilustrador. Allá pasó 11 años entre estudios y casamiento formal, mientras en este país se gestaba la Revolución Bolivariana liderada por el Comandante Hugo Chávez. Fue en el 2012 que decide volver conectando con colectivos combativos para contribuir en la revolución y, cuenta con un tanto de nostalgia que, desafortunadamente, al año siguiente muere el Gigante que dio amor incondicional al pueblo venezolano.

La técnica que utiliza al plasmar color en las paredes caraqueñas es pintura acrílica con pincel. Un trabajo que expresa un juego con lo imaginario. En un mismo mural podemos ver personajes reales de la historia como Bolívar con otros imaginarios como La Sayona, junto a otros más cercanos como Chávez, todo depende del relato que se expresa en el muro, con figuras que representan la identidad latinoamericana.

La ciudad capitalina seguirá repleta de identidad gracias al trabajo del muralista que conjuga lo cotidiano con la urbe.

—¿En esa figura de mujer luchadora que fue tu madre, cómo viviste lo femenino en este sistema patriarcal?
—Mi madre fue siempre la mujer de la casa, esa figura que hacía mil cosas a la vez, cocinar, lavar, atenderme y atender a papá y mi padre siempre el proveedor de mi familia, luego que decidieron separarse yo me quedé con mamá, a quien le costó desaprender muchas cosas, siendo una mujer extraordinaria. Ese crecimiento personal igual tenía sus limitaciones, por ejemplo, siendo comunista, le parecía terrible que una mujer amamantara en la calle, tenía sus contradicciones como todos.

—¿Te consideras machista, feminista o ninguna de las dos?
—Yo me niego a considerarme machista. Desde hace mucho rato las mujeres que me rodean, sean compañeras, amigas y amantes, me han hecho entrar en razón de las cagadas que uno hace inconscientemente. Me considero un tipo bastante concientizado en la lucha feminista, aunque a veces la siga cagando pero no me considero para nada machista, del mismo modo que no me considero capitalista, aunque esté viviendo bajo ese sistema, no defiendo esa basura. El día que el capitalismo caiga seré el primero en celebrar.

Lamentablemente todos estamos programados en el sistema patriarcal y desprogramarse es jodido. Los hombres tenemos una deuda histórica brutal, somos una partida de patanes y gracias al trabajo que vienen haciendo las mujeres, sobre todo en revolución, encontraron un espacio para revisarse y explorarse a si mismas, como sujetas históricas, vitales y emotivas. Los hombres estamos muy lejos de llegar a esas luchas, mientras nosotros, en medio proceso revolucionario, citamos a Gramsci, las mujeres aprendieron a mezclar cemento y a construir casas y Chávez lo dijo: La Revolución Bolivariana tiene rostro de mujer y esa es una frase real.

—¿Cuál crees que es el papel del hombre en esta lucha antipatriarcal?
—Mi postura como hombre es aprender a callar y escuchar, no tenemos nada en que opinar sobre el cuerpo de las mujeres y venimos años tras años, gozando una bola a costa de ellas, desprogramarnos de esos privilegios es muy difícil.

Los hombres no tenemos temor de salir a la calle y pensar que nos van a acosar, lo peor que nos puede pasar es que nos den un tiro, en cambio la mujer lo que piensa es “por favor que me den un tiro pero que no me violen”. Esas experiencias no las conocemos y jamás las conoceremos, no nos tocan las cornetas de los carros ni nos dicen cosas morbosas, entonces como no conocemos lo que se siente, lo más sano es callar y escuchar.

La práctica del hombre tampoco es fácil. Me pasa que a veces reacciono a la defensiva “Basta! Déjenme respirar, perdón por tener un pene”. (risas)

—¿Crees que el feminismo es la vía por la cual deben apuntar las mujeres?
—Sí creo que lo es. Realmente el feminismo es muy joven, a pesar de que las luchas por los derechos de la mujer lleva mucho tiempo pero aquí, es ahora que se está mediatizando.

En la acción y el discurso hay mujeres muy coherentes y eso las hace maravillosas, hay otras que no tienen idea de lo que hacen. Hay unas combativas, otras reivindicativas, otras que apelan a estar en contra de los hombres y esta última, no creo que sea la vía porque hay muchos que estamos tratando de entender en qué mundo están en este momento pero tampoco es fácil.

—Yo creo que donde se está fracasando a nivel general, es en el territorio de lo íntimo y emocional porque la militancia debe ir en consonancia con la vida que llevas y lograr calzar esas dos cosas es complicado, es parte de la integridad de cada uno.

Soy enemigo de la consigna que dice: “Libres y locas” porque me parece que se dan el derecho de hacer los que les dé la gana, incluso hacer al hombre lo que les hemos hecho toda la vida, un tanto vengativas.

Desde hace algunos años para acá he tenido relaciones con feministas y no me ha ido muy bien pero no creo que haya sido por ser feministas, me hicieron crecer y aprender mucho pero lo que sí creo es que el ejercicio vital es aprender a ser responsable los unos con los otros, respetando el proceso en que anda cada quien.

—¿Dónde crees que está la clave para incluir al hombre en este proceso de descubrimiento de la mujer?
—Tenemos que generar sistemas de pensamientos y militancia para poder amarnos y respetarnos unos a los otros, eso sería un suelo que podemos hacer realidad juntos.

Lo que sí te digo es que la próxima compañera que me venga con la consigna “Libres y locas” me retiraré con un apretón de mano porque esa es la única que no me creo. Me parece que es demasiado abierta y da para lo que sea y ¿para qué abrazar consignas que dan para cualquier vaina teniendo cosas importantes qué reivindicar?
_____________
Ejercicio político

Con la elección de la alcaldesa Erika Farías, Kalaka, es ahora parte del Gabinete de Cultura de su equipo, con la mirada de una mujer que tiene una visión de ciudad involucrada con el arte urbano. Además escribe una columna en la página web del colectivo feminista Las Comadres Púrpuras llamada Las Mounstruas del Arte, donde destaca la participación femenina en el arte urbano de latinoamerica, en una de ellas, resalta los murales con vibraciones coloridas que se dan en su tierra natal, Chile.

Ciudad Ccs 

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET